La agencia de dentro del corazón de una magnolia

Me han dicho que escriba un post para que los que estáis ahí fuera nos conozcáis un poco más por dentro. He empezado por lo más sencillo y me he imaginado a Góbalo como una persona. Mujer. Enérgica, optimista, muy creativa, responsable, geek. Hasta ahí todo bien. Pero las personas solemos tener un cuerpo y en este caso el resultado era un tanto etéreo: nuestro cuerpo es el símbolo encima de la O y nuestra alma está ahí pero no se ve, claro. Tendremos que conformarnos con esa imagen física… pero sigamos intentándolo.

Segunda idea, ¿cómo es un día modelo en la agencia? Mmm, no lo hay. Mejor, una semana.

Me vienen a la mente dos flashes, o un carrusel para Instagram, más bien:

Foto del lunes: caras serias, concentración, tazas limpias y ordenadas. Todos los elementos de la oficina están dispuestos en una forma simétrica perfecta, no desentonaríamos como fotograma en una peli de Wes Anderson.
vs.

Foto del viernes: videollamadas múltiples, pelotas por el aire, revolución, varias personas hablando a la vez, alguna de ellas sola. Reconozco que suena algo perturbador… y seguramente es muy común en cualquier agencia, no personaliza lo suficiente.

Me siento atascada y pido consejo. Los que saben de esto me recomiendan que sea directa y que os hable como si estuvieseis delante. Eso, y que me ponga música.

Suena Magnolia, de Rufus T. Firefly:

Era una mañana psicodélica, nos cubría un lienzo de diamante.
Y la luz tejía puentes de cristal que nos llevaban a los límites de la percepción.

¡Ahora sí! Desayunamos con tazas en Helvética con mensajes motivadores, ese es nuestro diamante cuando el sueño apremia. Dejamos que la luz nos invada a través de la cristalera, que se engrandece conforme avanzan las estaciones. Ella es una de nuestras vías de escape para alejarnos de donde quiera que estemos, pensar diferente e irnos muchísimo más allá de la caja. ¿Qué caja?

En lo más profundo de la mente recorríamos el laberinto y todas las puertas estaban abiertas.

Efectivamente, el laberinto que los lunes iniciamos lo superamos disfrutando del paseo, sintiéndonos mejor cuanto más arduo es el reto. Seguimos abriendo puertas en forma de nuevos proyectos, hasta que nos dejamos acariciar por el reconfortante silencio de las sábanas. Lo hemos vuelto a hacer, es sábado. No hay nada más delicioso que una gran satisfacción.

Todo el esplendor del universo
Concentrado en esta habitación

Wow! Nada más que añadir. Talento, fuerza, conocimiento, generosidad, energías positivas, respeto. La sinergia perfecta para que el resultado vaya más allá de cualquier límite.

Mi amor, este viaje
Va a llevarnos muy lejos
Mi amor, no hay horizonte
Que pueda detenernos

Juntos somos imparables. Nuestra relación con los clientes es de partnership, de fidelidad y largo recorrido. De sinceridad, de transparencia, de crecimiento conjunto, de la mano. ¿Amor? ¿Por qué no?

Nos dormimos con la voz de Bowie
Y la suave luz de una luciérnaga nos arropaba

En fin de semana ya no me meto… pero sí, siempre hay música. Algunos a la luz del día, otros sí se dejan encontrar por luciérnagas y lo que se tercie, nunca mejor dicho.

No necesito nada más
He visto toda la verdad
Dentro del corazón de una magnolia

No me lo puedo creer. Somos una flor y no lo sabía.

Así somos, una magnolia resplandeciente.

Bienvenida de verdad, primavera.

(…) El disco avanza. “Eres un milagro”, Góbalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *