La eterna batalla de las App’s

¿App o WebApp? ¿Qué es mejor, una App nativa o un aplicación web?
Es la típica pregunta que suele hacer todo el mundo así en frío, y la respuesta no es nada fácil… Ni lo uno ni lo otro, todo depende de las especificaciones del proyecto y de las funcionalidades que se le quieran dar.

Primero nos tiene que quedar claro que a grandes rasgos una WebApp no es más que una aplicación que se puede visualizar desde cualquier dispositivo móvil mediante un navegador.

Si solo nos quedamos con esto lo primero que nos vendrá a la cabeza será: “Pues si una WebApp es lo mismo que una App nativa y encima también es una página web…blanco y en botella” pero las cosas no son así de simples y existen muchos pros y contras que te harán darle vueltas a muchas cosas.

1. Compatibilidad

Una App depende de la plataforma para la que esté desarrollada, esto quiere decir que depende del sistema operativo, una App de Android nunca va a funcionar en iOS y viceversa. Por el contrario, para visualizar una webApp solo es necesario un navegador, independientemente del dispositivo…

2. Tiempo

Si amigos, el tiempo es oro, para empezar se tarda mucho menos en hacer una web que una aplicación y para terminar no es lo mismo tener que desarrollar una web para muchos tipos de pantalla que una aplicación para muchos tipo de pantalla y muchos tipos de terminales.

3. Actualización

Para mantener una App actualizada es necesario que el usuario la instale en su terminal.

Ding ding!! Fin del primer round y victoria aplastante para las webApps ¿Cómo terminará el combate?
original

4. Recursos

Es cierto que cada vez existen más y mejores herramientas que nos permiten hacer verdaderas virguerías en una web, pero no me dirás que no mola el poder enviar SMS pulsando un solo botón, o hacer videollamadas, utilizar el GPS, acceder a la agenda de contactos… A simple vista parece una tontería, pero todo esto no se echa en falta cuando se desarrolla una App nativa.

5. Visibilidad

El acceso a una App está restringido al repositorio y a las normas proporcionadas por el fabricante (Apple Store, Google Play, …), si embargo a una webApp puede acceder cualquier persona mediante una URL.

6. Rendimiento

Aquí está el punto fuerte de las App, al ser ejecutadas directamente por el dispositivo pueden obtener mejor rendimiento del sistema. En el caso de las web’s, como siempre se ejecutan sobre un navegador, nunca van a tener disponibilidad completa de los recursos del sistema y están limitadas al rendimiento del navegador.

Nunca descartes ninguna de las dos opciones sin antes pensarlo ya que ninguna opción es mejor que la otra, cada una se adaptará mejor o peor a diferentes situaciones.

Deja un comentario