La moda es digital: bienvenidos a la era Fashion Tech

La digitalización de la moda es la evolución lógica de uno de los sectores más expuestos a las últimas tecnologías. El denominado como “fashion tech” (fusión de tecnología y moda) nació con las redes sociales, se desarrolló con los influencers y es ahora cuando viene a profesionalizarse de mano del big data o la inteligencia artificial.

El negocio de la moda no se queda en Instagram o Youtube, da el salto y se fusiona con otras verticales como el turismo e incluso el sector fintech. El ecosistema actual es el ideal para el desarrollo de startups que combinan moda, necesidades reales y nuevos valores. Así nacen proyectos online que pasan por el alquiler de ropa o la venta de segunda mano, la moda sostenible y el rsc empresarial, los servicios de asesoría personalizada y mucho más.

Pero, ¿en qué se sustentan las oportunidades digitales para el sector? Te lo contamos a continuación.

Los cuatro pilares de la moda 2.0

1- Un mundo mobile

mobile-fashion

Los datos no dejan lugar a dudas: la moda es el segundo sector en ventas digitales, sólo por detrás del retail. En la actualidad, pocas son las marcas masivas que no hayan escalado su operativa al digital con su propio ecommerce, de hecho el 50% de sus ventas ya se cierran a través de este canal y se espera que en tan sólo unos años, en 2020 ya alcance el 80% de la cuota total.

Así, el nuevo foco de las compañías pasa por la venta mobile y la atracción cada vez más competida del usuario hacia descuentos exclusivos, mecanismos de fidelización que van desde los clubes de ventas exclusivos a las clásicas tarjetas de puntos -ahora reconvertidas en apps o identificadores digitales.

2- La omnipresencia del ecommerce

La tienda online es la evolución de la tienda física en el mundo mobile en el que vivimos. El acceso a la moda está en nuestro bolsillo, en cualquier parte. A veces ni siquiera requiere de conexión a Internet. Sin embargo, no podemos tener todas las aplicaciones en nuestros dispositivos. Quizá 2, ó 3 serán las que copen nuestro uso más intensivo.

Esto nos lleva a reflexionar sobre cuál será la plataforma que lidere el mundo del ecommerce de moda. ¿Será Instagram, integrando comunidad y experiencia de compra o más bien Asos, líder en catálogo multimarca? El sistema actual teme a Amazon que, apostando por dominar el mayor número de verticales posible, nos ofrece eficacia, catálogo e inmediatez, ahora también agrupando a pequeños mayoristas de moda.

Las pequeñas marcas que desarrollan sus propios proyectos digitales se enfrentan a una feroz competencia que conoce muy bien sus puntos fuertes. Sin embargo, explorándolos llegamos a la conclusión de que no pueden renunciar a cuatro claves: trabajar la experiencia mobile, diseñar un flow de compra sencillo e intuitivo, apostar por una buena velocidad de carga e implementar la compra en un click o lo más ágil posible.

3- El poder de lo inmediato

Un segundo de retardo en servir una petición web se traduce en una reducción de la compra del 7%. Si tu web experimenta problemas en la carga, tu usuario puede que no vuelva nunca: de hecho el 79% de los clientes elige una nueva plataforma si han experimentado un proceso de compra largo o costoso.

Es el momento del “ahora o nunca”. El 88% de las compras online no son exactamente tal y como pensábamos, de hecho esa amplia mayoría se traduce en ítems que no necesitamos teníamos en mente comprar. La compra por impulso en el ecosistema online tiene una alta incidencia en el ecosistema online debido a las promociones, ventas cruzadas, y otros atractivos que posibilitan campañas online.

Nuestra capacidad de adaptarnos al cambio es la clave. El futuro de la moda pasa por trazar al milímetro los deseos, tendencias de consumo y patrones del consumidor. Las marcas van a saber lo que consumimos, van a diseñar productos en exclusiva para nosotros y nos lo van a enviar en menos de dos horas al teléfono móvil.

4- Diferenciación y originalidad

Los servicios que consumimos -y a los que nos suscribimos- basan su éxito en la experiencia personalizada. El contenido a recomendado que nos ofrece Netflix en la primera pantalla de su plataforma o las listas de descubrimiento de música que nos genera Spotify nos hace sentir únicos y generan un valor agregado que se transforma en fidelidad.

Sin embargo, ¿cuántas empresas o servicios ofrecen esta experiencia a medida desde el momento cero? La tecnología se pone a nuestro servicio para diseñar experiencias únicas. La inteligencia artificial  basada en la captura y procesamiento de datos puede recrear modelos de comportamiento y predecir nuestras necesidades. La geolocalización adecúa el mensaje al momento y el lugar en tiempo real.

Los chatbots, una tendencia que se consolida este 2019, pueden usar la personalización de sus mensajes para pasar de ser una herramienta a un aliado, emulando la naturalidad del trato humano y la velocidad de respuesta para ofrecer la diferenciación que el usuario busca al decantarse por una marca u otra.

Al final si conoces al usuario, si puedes predecir lo que este va a comprar, se pueden llegar a modificar las líneas de producción de forma que no se genere stock innecesario. Vender a medida no sólo es vender mejor, sino que repercute en ahorro de costes.

La estrategia para vender pasa por conectar los tres actores principales de la ecuación: contenido, marca y usuario. Si la unión se da y fructifica obtenemos user generated content o el contenido que por motu propio comparte el usuario -el mejor embajador para la marca. Para ello, desarrollar una estrategia de contenido a través de las redes sociales, entender la motivación del usuario y trazar una guía de mejora constante es fundamental para el desarrollo de cualquier negocio. ¿Te apuntas a descubrirlo con nosotros?

About the author / gobalo2018

Deja un comentario