The game of code

Como todo programador, de vez en cuando me gusta aprovisionarme de toda clase de patatas fritas y guarrerías, encerrarme en mi cueva, arrancar el ordenador y ponerme a picar código hasta que no me respondan los dedos. Los que me estéis leyendo pensaréis que estoy loco, pero esto en mi mundo es algo más normal de lo que…

Continuar leyendo