Typology of Design Sprints

El pasado jueves, los creativos de Góbalo tuvimos la gran oportunidad de acudir a Google Campus para introducirnos en el mundo de Design Sprint.

¿Que qué es Design Sprint? No voy a ir ahora de erudita diciendo que ya lo sabíamos porque la gran verdad es que lo descubrí por primera vez en esa conferencia.

Design Sprint es una metodología de trabajo creada en Google Ventures por Jake Knapp, hasta ahí tampoco es nada del otro mundo porque metodologías hay muchas. Pero lo bueno que tiene esta es que es capaz de llevarse a cabo en únicamente 5 días, y consta tan solo de 5 pasos;  sencillo, ¿eh?.

design sprint workflow

 

Vamos a profundizar un poquito en cada una de esas fases:

Entender: Es la fase en la que el equipo del proyecto se une para averiguar cuales son los problemas que aparecen (o aparecerán) en el proyecto desde todos los ángulos posibles. A través de la diversidad de opiniones se generará un conocimiento compartido en el cual los expertos de cada materia deberán aportar su visión sobre el proyecto. Por ejemplo, un especialista en SEO aportará una pequeña auditoría sobre la empresa a tratar mientras que un creativo aportará un conocimiento totalmente diferente.

Sketch: Generaremos una amplia gama de ideas que finalmente acotaremos a un target específico.

Decidir: Como equipo, y aquí es importante resaltar el término democráticamente, se decide qué prototipar para responder las preguntas, dudas y cuestiones que han surgido en el sprint.

Prototipar: Se construye únicamente lo que necesitamos para validar tus ideas en un pequeño período de tiempo.

Validar: Es la fase de la verdad, en la cual el equipo finalmente llega a ver a los usuarios interactuar con sus ideas y escuchar feedback directamente, procedente del target elegido.

team design sprint

En definitiva, un “design sprint” trata de dar soluciones a los problemas del día a día de una agencia o empresa a través del diseño, prototipado y testeo de ideas con usuarios. Por un lado parece que es algo lógico, pero el hecho de haber encontrado una metodología que te lo aglutina y condensa en un plazo corto de tiempo, me parece muy interesante. Sí que es cierto que todos estos procesos al principio conllevan un tiempo de implementación, adaptación y pruebas, pero realmente, si lo que vas a desarrollar es un proceso de 3 a 6 meses, merece la pena invertir unas semanas en comenzar a ahorrar tiempo y optimizar tus procesos. ¡Os seguiremos contando!

Escrito por: Naomi Pastor – Head of Creative

Deja un comentario