MI VIAJE A GÓBALO: ¿prácticas empresariales o aventura?.

Hoy se cumplen tres meses de mi llegada a la agencia de marketing digital Góbalo. Comenzaba mi iniciación completa en el mundo laboral y Góbalo estuvo dispuesto a ayudarme en este camino desde el primer minuto. ¿Mi experiencia y recorrido? A lo largo del post lo cuento con gusto.

Todos sabemos que ser “El Prácticas” de una empresa no es exactamente lo más apasionante. El novato recién llegado, en el que delegar tareas y responsabilidades no es más que un riesgo y que, en ocasiones, supone un factor más que planificar y del que ocuparse.

Lo más fácil: asignarle una función repetitiva y simple (bases de datos, llamadas, estudios de mercado interminables…), que lo entretengan durante su estancia sin suponer así ningún estorbo para los demás.

En Góbalo, sin embargo, la realidad fue muy distinta. Antes de comenzar, me propusieron un programa de rotación a lo largo de los departamentos durante estos meses, ya que yo no tenía muy claro en cuál de ellos quería formarme, pudiendo así obtener una visión más global de la empresa y tratar de localizar aquellas tareas y funciones que más me llamaran la atención. Iniciaba aquí mi viaje por la agencia.

Primera parada: Creativity Island

Mi primer destino fue quizá uno de los departamentos más diferenciadores de la agencia: Creatividad. Yo llegaba muy motivado y ambicioso por poder aportar todo y más al departamento, siendo así los nuevos inventores de la fanta-cola; pero la realidad, como todo buen prácticas acaba deduciendo, no es la que uno se imagina. Resulta que un requisito indispensable para poder realmente aportar valor en esta disciplina, es el control absoluto del diseño gráfico. Ser un crack usando Paint no era suficiente. Aún así, fue una forma perfecta de primera toma de contacto. Pude ir conociendo cómo es el funcionamiento de la empresa, el ciclo que suelen llevar los proyectos y cómo se abordan los Briefings desde un punto de vista creativo.

También, durante este periodo y en paralelo a estas actividades de conocimiento de proyectos y forma de trabajo, comencé a realizar algunas tareas de optimización de redes sociales de la agencia y benchmarking. Una función que me dio una amplia visión del sector y de la verdadera utilidad de las social media.

Pasaron las semanas y, continuando con mi viaje e introducción en las redes (que hasta ahora lo había abordado más desde la creatividad), llegaba a mi segundo destino: Contenidos.

isla creativa en un libro

Segunda parada: Content River.

De la imagen y la creatividad, me sumergí de lleno en la palabra y el mensaje. Otro equipo que me recibió con los brazos abiertos e hizo todo lo posible para mi inclusión y aprendizaje.

En este tiempo, pude obtener una visión mucho más detallada y concreta de los clientes de la agencia, de su peso dentro de ella y de las funciones contratadas por cada uno.

Aunque mi formación tampoco está directamente enfocada a la creación y gestión de contenido (mi Grado es en Comercio), no supuso ningún problema para ponerme manos a la obra. Redacción de posts en el blog de Góbalo, creación de copies para algunos clientes y continuidad con la mejora y estudio de redes propias fueron algunas de mis tareas.

Pero uno de los cometidos que desde el principio me asignaron y que enormemente agradecí, fue la preparación de un Breakfast talk sobre “Acercamiento a la técnica teatral” (además de Comercio, me formo en un estudio actoral), para su aplicación a la hora de enfrentarse a un público; y fue durante este periodo cuando lo pude exponer. Un gusto, para ser sincero.

Tercera parada: The Paid Cliff

Llegando al ecuador de mi trayectoria, de las letras pasaba a los números. Mi tercera parada: el departamento de paid media.

Me encontraba quizá en el más relacionado con mi formación, aunque, como era de esperar, había un gran abanico de herramientas y conceptos, principalmente digitales, que se escapaban de mi conocimiento (es curioso ser un nacido en la era digital y que mi formación no abarque ni la mitad de la realidad técnica laboral. Un punto para reflexionar).

Como decía, los tecnicismos, siglas y números llegaron, pero supuso una muy buena oportunidad para entrar en contacto con las herramientas analíticas que la agencia utiliza  y participé en la gestión de algunos grandes clientes como la Universidad de Nebrija.

Además, según esta etapa finalizaba (la más breve de todas) comencé a poder involucrarme poco a poco en la aportación de valor para la landing de lanzamiento de la octava temporada de Juego de Tronos con HBO, proyecto a cargo de Góbalo. ¡WOW!

Y con esta alegría, llegaba ya a mi parada final: departamento de Cuentas y Ventas.

pico de montaña con muchos números

Cuarta parada: The Project Jungle

El conjunto de imagen, texto y números, da lugar a la pieza clave, el cliente. Durante este último periodo, he podido entrar en contacto directo con ellos. Mi pequeño acercamiento a HBO seguía en marcha, teniendo incluso la oportunidad de asistir a una reunión en sus oficinas. Destaco especialmente la capacidad de implicación y participación que se me ha brindado y el aprendizaje en gestión de personas que he adquirido a lo largo de este pase.

He asistido a eventos, reuniones y participado en el análisis y seguimiento de proyectos, todo de la mano de los proyect manager respectivos y de los que he podido aprender enormemente. Ha sido realmente enriquecedor y dinámico. Muy satisfecho.

Y así, como si de una aventura se hubiera tratado, finalizaban mis prácticas en Góbalo. Nada parecido a una tarea repetitiva y rutinaria, sino un auténtico viaje empresarial.

Gracias por el tiempo y formación dedicado.

¡Buen viaje y hasta la próxima!

 

Deja un comentario