La mascarilla de Blanca Suárez para días importantes (Ad)

Navegar tranquilamente por las Redes Sociales se ha convertido últimamente en una especie de gymkana: tú solo quieres ver a los gatitos de tus amigos en sus infinitas poses, el amanecer de personas que no dan nada de envidia con sus vacaciones y por supuesto, quién y con quién “está en una relación”. Pues bien, todos esos deseos en realidad se entremezclan con vehículos, centros de belleza, academias o, por supuesto, sospechosas sugerencias de que “va siendo hora de que te quedes embarazada”.

Hasta ahí bien, las marcas están en su derecho de anunciarse y nosotros encantados con todas las nuevas posibilidades que ofrecen las innovaciones casi diarias de los canales Social Media. Pero, ¿qué sucede con los Influencers y sus contenidos?.

Ayer, justo un día después de confirmarse como una aventurera pro en prime time, la actriz Blanca Suárez publicaba esto:

De los 60.000 likes en 12 horas, a pocos de ellos se les escapará que es un contenido patrocinado pero… ¿Dónde está la diferencia con esta otra Influencer?

¿La habéis encontrado? Salvando las distancias -como añadir dos ceros a la cifra de likes-, la gran diferencia entre las dos publicaciones son tres caracteres: #ad

Y es que, en Estados Unidos los contenidos patrocinados deben ser identificados, por ley, como anuncio. Esta norma no diferencia mucho al contenido, pero sí lo hace más ético, más transparente de cara a un usuario que, ahora sí, dejará de tener dudas al respecto del tipo de contenido que está consumiendo entre los viajes y mascotas de sus amistades. 

¿Y si el escaparate perfecto para las marcas se legisla en España?

Cierto es que los Influencers no siempre cobran por publicar información sobre productos, pero tan cierto es como la obligación actual de otros medios de identificar la “publicidad”. Desde el ultraexplotado product placement televisivo hasta los clásicos publirreportajes de prensa deben ser identificados como tal.

En este punto, ¿Cómo reacciona Instagram?

Aunque lo han intentado voluntariamente, hasta ahora la red social de moda no cuenta con un documento que les permita apoyarles en su intención de regular esta práctica. Por ello, han anunciado el nacimiento en los próximos días de “Paid Partnership with”, una nueva etiqueta que se convertirá en alternativa factible para resolver este entresijo, enlazando directamente la publicación a la marca. Además de dejar clara la naturaleza del contenido, tanto la marca como el Influencer contarán con estadísticas del funcionamiento del post para analizar el rendimiento de su acción.

Lejos de ser una amenaza para este tipo de contenidos, la novedad podrá sentar muy bien a las marcas, que desde ahora presumirán  de relación comercial entre usuarios influyentes y productos, con una implícita asociación de valores que les dará un plus añadido.

Así que ya sabéis, desde ahora vuestras imágenes, vídeos o Stories podrán contener publicidad, pero al menos seréis siempre conscientes de ello.

Deja un comentario