Qué tendrá el marketing que sienta tan bien a la política

Encendemos la tele y ahí están, nos conectamos en nuestras RRSS y aparecen, en la radio del coche resuenan sus voces… Sí, dada la época que estamos viviendo, es inevitable que la política se haya colado en nuestro día a día. Lo que a veces olvidamos es que cada palabra de un discurso, una inocente respuesta en Twitter o incluso el color de la corbata, están estudiados al milímetro. Todo forma parte de una gran estrategia de marketing.

Quizás el marketing político no sea tan distinto al que conocemos; en ambos, todo gira entorno a una estrategia. En esta estrategia primero se define la imagen de “marca” (en este caso partido político), después, un target al que lograr atraer a través de un mensaje impactante y claramente diferenciador de la competencia.  No puede faltar el objetivo principal de toda campaña de marketing: dar a conocer la marca (en caso de los partidos nuevos) o tratar de renovar la imagen para conseguir el máximo número de consumidores (votantes).

Por supuesto, la política también ha tenido en cuenta que la forma de comunicación ha cambiado y saben que con las viejas estrategias de mítines y folletos, no conseguirán que cuando el consumidor acuda al supermercado o colegio electoral, compre su producto. Las Redes Sociales se han convertido en el paradigma a través del que los políticos se vuelven humanos y expresan “libremente” su opinión y en la que llegar a ser tendencia es la clave cueste lo que cueste. Aquí se aplica eso de “mejor que hablen de ti aunque sea mal a que no hablen”.

Queda claro que la política y el marketing van de la mano y una buena estrategia llevada a cabo puede alcanzar resultados insospechados (veáse lo que está ocurriendo al otro lado del charco durante las primarias norteamericanas). De momento, no sabemos cuáles serán las estrategias en la campaña electoral que nos espera por aquí pero tenemos claro que ahora el mercado/votantes será más exigente que nunca, ya que esperan un mensaje distinto y una serie de acciones innovadoras (esperemos).

¿El discurso político se volverá más agresivo hacia la competencia?, ¿el mensaje será más coloquial?, ¿predominará el lado zen? Lo veremos a la vuelta de la esquina…

elecciones

Deja un comentario